Cocinas Reales

Cocinas de hoy y de siempre

UNA COCINA EN EL PUEBLO

Como autora de este blog voy a volver a recalcar, (más que nada, por si hay algún despistado o despistada que se acaba de asomar a él y se ha saltado los preliminares) que este es un blog de cocinas de verdad, de las autenticas. Y las que aparecen en él no son impostadas, cómo mucho existe una preparación o colocación un poco más esmerada por parte de las dueñas para las fotos. Son cocinas tan reales como la vida misma, muy vividas, y tan personales como las personas que en ellas se desenvuelven cada día. Ni más ni menos. A la hora de publicar las fotos es lógico que las dueñas se preocupen de como se van a ver las imágenes de sus cocinas, por lo que el atrezzo es merito todo de ellas. Si bien es cierto que la mayoría me pregunta que como las quiero, lo normal es que yo les responda, que las quiero en horizontal, esto no es un capricho mío, sino más bien una simple cuestión de formato en la edición del blog. Todos lo demás corre por la cuenta y gusto de mis gentiles «colaboradoras». Debo decir que todas superan el trance con nota. Son muy pocas las ocasiones en las que la autora de las fotos soy yo. Por lo que una vez más tengo que reconocer y agradecer que esta sección del blog no sería posible sin la colaboración de ellas. Y digo ellas, en femenino, pues hasta ahora no he podido conseguir ninguna cocina enviada por un varón, aunque no pierdo la esperanza. Me consta que alguno me lee. Ahí lo dejo.

Como ya he dejado patente en algún post, me gustan todas las cocinas: rusticas, eclécticas, nórdicas, country, shabby chic, industrial, boho chic… Pero como para casi todo, siempre hay una excepción y en mi caso son las cocinas minimalistas, tal y como dejé constancia en el post «MINIMALISMO», dentro de la sección de ESTILO PROPIO. Me parecen cocinas sin vida y por lo tanto sin alma. No invitan a cocinar y ni tan siquiera a la intimidad que se crea en las cocinas al calor no sólo de una olla o una sartén, sino de una buena conversación. Nada a la vista que sugiera que en esa cocina se cocina. Todo está tan escondido y es tan aséptico que no me transmiten absolutamente nada.

Leer más

UN RINCÓN PARA LAS FLORES

 Las flores son adictivas, y constituyen un bonito hobby, te relajan mientras les dedicas los cuidados debidos. Plantar, replantar, quitar las hojas secas, regar, abonar, hacer esquejes, semilleros y obsevar como tus desvelos dan sus frutos en forma de preciosas plantas, puede llega a convertirse en una verdadera ilusión en la vida. Sí que es verdad que existen personas con mano para las plantas, al igual que existen personas con mano para la cocina. De hecho conozco algunas y hay una cosa que puedo constatar, sin ningún género de dudas y es que a todas, todas, les apasionan las plantas y la cocina. Tampoco me vale la manida excusa es que a mí se me mueren. Ya sabemos porqué ocurre esto,¡ verdad?. Es sencillo pues por que no las haces caso, ni más ni menos. Pero si te tomas la pequeña molestia de saber cuales son sus características para un mejor cuidado, ellas sabrán agradecértelo luciendo esplendorosas.  Así que si aún no te has adentrado en el maravilloso mundo de las plantas, desde aquí te insto a que lo hagas. Existen de interior y exterior, las hay que toleran mejor el sol, o necesitan menos luz.. Y también tenéis las aromáticas, (de las que ya hice el correspondiente post «RECETAS FACILES CON HIERBAS AROMATICAS»)  si le queréis dar cierta utilidad a vuestras plantas. Da verdadera satisfacción utilizar tus propias plantas aromatizantes y saborizantes. La lista de flores para poder elegir es inmensa y seguro que  entre todas ellas encentrarás las que más se ajusten a tu gusto y bolsillo.

Mi querida albahaca, que resulta irresistible para los caracoles, circunstancia que por cierto me trae de cabeza.

Leer más

ESCALIVADA DE VERDURAS

Siguiendo con la tónica de hacer platos de verdura sin demasiadas complicaciones, he decidido mostraros uno de los más fáciles que conozco. Estoy segura que esta receta será del gusto de l@s amantes de lo sano, pues no sólo es bajo en calorías si no que su alto contenido en fibra resulta ideal para los que se cuidan por fuera y por dentro.

Ingredientes: 2 Berenjenas, 2 calabacines,1 cebolla, 2 pimientos rojos y una cabeza de ajos (esto al gusto), aceite de oliva virgen y sal.

Las fotos os resultarán muy ilustrativas pues todos los ingredientes, una vez lavados, van al horno, y dependiendo del mismo estarán una hora aproximadamente a 200 º (esto es orientativo pues depende de los hornos).

Las sublimes verduras para preparar la receta

Regadas con aceite de oliva virgen y con sal al gusto y al horno

Ya están asadas, esperar a que enfríen un poco, no tiréis el jugo que han deprendido mientras se hacían…
empezar a pelar, es fácil si están calientes…
Ya están todas peladas…
y cortadas en tiras…
las introducimos en una fuente y con el jugo que han soltado las regamos y… fin.

No me direis que no teniá razón cuando os dije que era muyyy fácil de preparar. Al igual que la PIPERRADA, de la que ya hice su correspondiente post, puede servir como un primero o como un buen acompañante de carnes o pescados. Lo dejo a vuestra elección.

Un beso, feliz semana y hasta pronto.

MIS SUCULENTAS REALES

No puedo precisar en que momento las plantas suculentas pasaron de serme absolutamente indiferentes a apasionarme. Creo que fue un enamoramiento paulatino. Mi adoración por ellas comenzó cuando en una de las paredes de mi cocina coloqué una estantería, en la que puse 4 tiestitos con algunos cactus, que por cierto son las suculentas más conocidas del mundo. Fue mi marido, el que no mucho tiempo después, al repostar en una gasolinera se fijó en un cactus y le pareció «bonito y diferente» lo compró y tuvo la gentileza de obsequiarme con él. Y desde entonces ha sido un no parar con las suculentas, tanto que ha empezado a convertirse en un «problema» la ubicación de tantas. Si queréis ver el aspecto actual de ellas os conmino a que le echéis un vistazo al post «LA TERRACITA DE MI COCINA».

Los primeros cactus
El primer cactus, el primero de much@s
Comienzan a aumentar
Leer más

LA COCINA DE LUCIA

«Quien conoce las tempestades, ve llover y sonríe». Nelson Mandel

Puestos a presumir podría hacerlo de muchas cosas o por lo menos de algunas sumamente importantes. Entendámonos, no lo digo por el simple y mero hecho de presumir en sí, sino por la certeza de la valía de la existencia de lo que presumo. Era necesario este preámbulo ya que estoy deseando hacerlo con una de mis «reales primas». Mis primas son lo más y lo digo sin ambages.

Hace un tiempo dediqué un post a una de ellas, «LA COCINA DE JUANA» prima a la que quiero tal y como dejo patente en dicho post. Y hoy voy a presentaros la cocina de Lucía. No espero ni pretendo que os guste físicamente, pues la intención de la autora de este blog no es la de mostrar cocinas de ensueño, sino la de describir a las personas que las habitan a través de ellas, independientemente de su decoración y estilo. Para cocinas perfectas y de exposición ya están los catálogos y revistas especializadas amén de internet, instagram, pinterest, etc. Pero bueno creo esto ya lo he explicado en algún que otro post. Lo prioritario no es lo exterior, en ocasiones es sólo la funda y yo busco el alma y esta sin duda la tienen las dueñas de las mismas.

Considero absolutamente necesario dedicar un post a una de las personas más importantes de mi vida y por extensión a todas las personas que un día, como ella, se levantaron pensando en su rutina diaria y que una llamada de teléfono del ginecólogo iba a frenar de golpe y en seco todo su existencia y que la palabra tabú iba a irrumpir en su vida para llenarla de ansiedad, miedo, dolor y angustia. Sí, todo esto del tirón. Sin anestesia y sin ningún derecho. El cáncer, en este caso de mama, se presenta como todos los cobardes, sin avisar y sin hacer ruido. La sorpresa es su carta de presentación.

Las cifras del cáncer de mama son demoledoras, 6 de cada 100 mujeres sufrirá este tipo de cáncer. Un escalofrío recorre mi columna y no es para menos. La buena noticia es que más del 95% de los casos se cura. Valiente mi prima, valientes tod@s las que a diario libran la batalla contra ese mal, que afecta, no sólo al cuerpo sino al equilibrio de la mente. La impotencia y un profundo desasosiego se instala en las familias, que además deben continuar con su vida, pues el mundo que durante un instante pareció detenerse sigue moviéndose y resulta que hay que seguir haciendo la compra, cocinando, la colada… no hay tregua, ni tan siquiera para los afligidos.

Lucía ha estado luchando contra él durante más de dos años, pues una serie de complicaciones con la cirugía le han hecho pasar por un calvario de operaciones, con todo lo que ello conlleva. Pero por fin la luz al final del túnel. Para alivio de l@s que la queremos y el suyo propio, va recuperándose de las heridas físicas. De las secuelas emocionales, estoy segura que su buen talante y su magnífico humor lograrán suavizarlas y acabarán remitiendo hasta convertirse en un mal sueño del que afortunadamente despertará. Decir que el miedo pretende instalarse en su vida y yo, aquí, desde la impuesta distancia, le escribo para decirle que estoy segura que no dejará que se salga con la suya.

Hace mucho tiempo que dejé de creer en superhéroes de cómic y gran pantalla, pero por si no nos habíamos dado cuenta ellas son las verdaderas superheroínas y nos las cruzamos diariamente en la calle, en el metro, en el supermercado. ¡¡¡ Mil hurras por ellas!!!.

Antes de pasar a describir la cocina, quiero dejar patente mi más profunda admiración a ella y a tod@s las que día a día le plantan cara al cancer. Agradecer a tod@s las personas que con su trabajo hacen posible la curación del mismo; oncolog@s, cirujan@s, enfermer@s, auxiliares, psicolog@s, psiquiatr@s, rehabilitador@s, farmaceutic@s, biolog@s, radiolog@s… No sé si en esta sociedad tan estupida, indiferente y superficial en muchas ocasiones, se les valora lo suficiente, por lo que ruego y pido a quien corresponda que se les dote de los medios necesarios para que puedan llevar a cabo su labor, sin trabas y lo más diligentemente posible . Y ruego a Dios que esta historia que ahora os he contado en tercera persona, la de Lucía, y que es la historia de muchas mujeres, jamás lo tenga que hacer en primera.

La cocina de mi prima es una cocina sencilla, sin pretensiones, como ella. Que es por cierto la persona más pragmática que conozco. Ha sabido simplificar su vida de tal manera que lo superfluo no tiene cabida y eso amig@s es todo un arte, arte que también ha extrapolado a su cocina. Yo que tengo 4 sartenes, y ahora que lo pienso 4 ollas, de diferentes tamaños, sin incluir la rápida de dos cuerpos, así como todo tipo de utensilios, cazos, recipientes y un largo etcétera de tazas, tacitas y tazones, amén de vasos de diferentes tamaños, multitud de trapos de cocina, sin olvidar los pequeños electrodomésticos como: la batidora americana, el exprimidor eléctrico, la picadora… y con todo este despliegue de medios en mi cocina ¿para qué? si llegua ella con ese donaire, sin duda heredado de su madre, y propio de las personas que van por la vida sin darse ningún tipo de importancia y aplica la máxima «menos es más» y en su cocina con un par de sartenes y una olla rápida (juro que jamás la he visto con la tapa puesta), algún que otro cazo y los platos justos, necesario para un servicio de comida de una familia de 4 miembros, a la que se suman las respectivas novias de sus hijos, son más que suficiente para cocinar sin estridencias, pero con buena mano y mejor hacer. Que cocinar no depende de la cocina sino de la cocinera, que da igual que tu cocina sea de diseño o tenga lo último en electrodomésticos. La cuestión es esta, o lo tienes o no lo tienes. Evidentemente si te propones aprender como se hace un salmorejo que es una receta sencilla, a priori, acabarás haciendo un salmorejo. Yo desde luego lo hago y salvo los papeles, pero luego está el de mi prima, que con los mismos tomates, el diente de ajo y el pan te hace un SALMOREJO. Lo dicho la mano es la mano, yo desde luego no le doy más vueltas.

La cocina, un día cualquiera
Para mí es una de las cocinas más acogedoras

El maravilloso olor del sofrito inunda toda la estancia.
Ahí está, una olla, de las de toda la vida, no como la mía que es ultra rápida y esos garbanzos con bacalao quedan espectaculares. Sobran las palabras, a los hechos me remito
Unas habas de la huerta de su campo, que serán hervidas con poleo. Plato sencillo pero que a mí me encanta

¿No habréis pensado que os ibais a librar de las consabidas fotitos de rigor. Seré breve y no abusaré de vuestra paciencia. Lo que no me gustan que me hagan a mí no os lo haré a vosotr@s. Abajo os dejo una pequeña muestra de algunos lugares de la maravillosa Huelva.

Monumento a la Virgen del Rocío.
Monumento a la Fe Descubridora o Monumento a colón, en la Punta del Sebo, donde confluyen los ríos Tinto y Odiel. Mide unos 37 metros.
Le costaba anochecer, entiendo porqué le llaman la ciudad de la luz.
Muelle del tinto.
Monasterio de la Rábida, en Palos de la Frontera.

El tiempo decidió gastarme una broma y durante mi estancia, hace tres semanas en mayo, llovió durante casi tres días, que le vamos hacer. A los que estamos curtidos en el norte, la lluvia es una compañera frecuente y no nos amilana. Afortunadamente la chamarrita cumplió con su función y menos mal que se me ocurrió llevar mis botines todo terreno, El pañuelo gentileza de mi prima. Ya sabéis arreglá pero informal.

Salud para todos, un beso y hasta pronto.