Cocinas Reales

Cocinas de hoy y de siempre

Cocinas Reales

Reflexiones

Concibo la cocina como mi espacio personal, tan personal como lo puede ser su habitación para un adolescente. Comprendo que la cocina para much@s puede representar un lugar de trabajo, un trabajo arduo, nada gratificante si lo tuyo no es la cocina y muchas veces poco valorado. Que conste que no he perdido la perspectiva, desde luego que no, en la cocina principalmente se cocina y eso se traduce en trabajo. Y cuando acabas el trabajo, la abandonas, comprensible a todas luces. Una razón: A mi gusta cocinar y tengo tiempo para hacerlo, esto ultimo es tan importante como lo primero. Otra razón, cuando acabo de cocinar , recojo, me quedo tranquila…. Es mi momento, una infusión …relax…

(Página 2 de 2)

OCASIONES ESPECIALES

“VIVIR CON PLENITUD ”

Yo antes guardaba los trapitos de cocina nuevos e inmaculados al igual que los manteles, delantales e incluso la vajilla para las “ocasiones especiales “ como la navidad, los cumpleaños de mis hijos, pero en estos últimos fueron prontamente sustituidos por vasos y platos de cartón o plástico, y servilletas de papel, muchas madres me comprenderán, pues seguro que se han visto en mi misma situación, es imposible servir a tantos invitados con una vajilla convencional, pues habría necesitado la de un restaurante para poder cubrir tal despliegue de medios y no digamos los efectos de la postfiesta, suficiente con fregar y recoger  eso sin mencionar la preparación del evento , cocinar y limpiar.  ¡ay! que me voy por las ramas, pero a raíz de mi enfermedad comprendí que hay que disfrutar de todo, todos los días y yo que tengo la inmensa suerte de disfrutar en mi pequeña cocina de tan buenos momentos, tanto en solitario como con mi familia,  que decidí que eso de guardar y no usar más que en “ocasiones especiales” se iba a terminar. Las cosas bonitas son para uno mismo , porque si eres una persona tan estética como yo, esto es muy importante. Ojo no lo confundamos con superficialidad o materialismo. Nada que ver. Yo me refiero al mero placer de rodearte de cosas que a ti te trasmiten.

Leer más

Página 2 de 2