Cocinas Reales

Cocinas de hoy y de siempre

LA COCINA DE AYSE

«La belleza está en los ojos de quien la mira.» Nazim Hikmet

Admito que últimamente los vaivenes de esta vida no me dejan centrarme lo suficiente en esta pasión mía por las cocinas. Tod@s sabemos que esta vida no es lineal y el estado de ánimo se resiente por los diversos males que nos aquejan. Necesito, necesitamos que la mente y corazón o mejor dicho; cerebro y alma estén en perfecta comunión para poder sentarme y conceder a estas cocinitas del amor la atención debida y absolutamente merecida. Es imperativa la calma para prestar atención a todos y cada uno de los detalles que conforman todo ese esplendido y único universo de cada una de estas cocinas que siempre os muestro en este vuestro blog. Repito, una vez más, que este es un blog absolutamente lúdico, sin pretensiones de ningún tipo y que solo busca hacer las delicias de todas personas sensibles a la belleza intrínseca que poseen todas estas cocinas y que obviamente les ha sido dotadas por sus dueñas. Y repito también que en este blog tienen cabida todas las cocinas, independientemente de tamaños y presupuestos. Eso sí la premisa siempre es que no sean cocinas de simple postureo, ojo no confundir con que las dueñas de estas cocinas las visten de domingo.

A la autora de este blog tampoco le interesan las cocinas minimal, esas que esconden todo y no muestran nada. Seguro que estas cocinas quirófano tienen sus adept@s, nada que objetar, para gustos colores, pero se encuentran en las antípodas de arrobarme el corazón. Por eso cuando de repente se muestra ante mis ojos una cocina con personalidad propia y rotunda como la que hoy me trae por aquí y que es capaz de sacarme del letargo en el que me encuentro últimamente, abro el ordenador y me pongo manos a la obra con el mayor de los entusiasmos, pues he de decir que el flechazo ha sido instantáneo, consciente de que la magia de esta cocina no se esfumará como esos amores fugaces que al principio te deslumbran pero que a nada que rasques un poco en la superficie se quedan en agua de borrajas.

Sin duda esta cocina turca de la maravillosa Ayse de @atolye_ev_ es de las nuestras, porque entiendo que a estas alturas tod@s l@s que ya lleváis un tiempo haciéndome compañía sabéis lo que aquí vais a encontrar. L@s que sean nuev@s y más si llegaron aquí por casualidad y se asoman por primera vez descubrirán que este blog cuenta en su haber con muchos y notables ejemplos de cocinas con alma, mucho donaire y estilo propio.

Me gustan las cocinas que son para suspirar, pero no por lo ostentoso, ni grandilocuente, sino por lo que antes he reseñado y por su cero impostura. Me encanta esa capacidad de improvisación y evolución, ya que estas cocinas están vivas y son fiel reflejo de que en esta vida nada permanece inalterable. Donde antes había una sartén colgando hoy puede que haya dos. Unas cortinas nuevas, flores recién cortadas sustituyendo a las que ya cumplieron su misión embelleciendo ese rincón o rincones de la cocinita… son algunos claros ejemplos de ello. Y esa es, en definitiva, la magia de estas cocinas. El secreto: el amor y desvelos de las dueñas.

Y después de este preámbulo paso a mostraros la cocina de Ayse que me tiene absolutamente enamorada, porque además de tener siempre bonitas flores la dueña muestra algunas de sus especialidades culinarias de la famosa y exquisita comida turca que estoy segura hará las delicias, nunca mejor dicho, de l@s amantes de la buena mesa.

Y así con estas bellas fotos de la gentil Ayse, a quien doy las gracias encarecidamente por prestarme su preciosa cocina, me despido, no sin antes daros las gracias también mis querid@s cociner@s reales por la compañía, de la que me precio tener la mejor de todas.

Un abrazo y hasta pronto.