Cocinas Reales

Cocinas de hoy y de siempre

LA COCINA DE MAJO

«La belleza complace los ojos; la dulzura encadena el alma.» Voltaire

Cuando era pequeña y en mi más pura ignorancia infantil, la Patagonia se me antojaba muy lejos, de hecho era una frase muy recurrente cuando queríamos referirnos a algún lugar que se encontraba a bastante distancia, era decir » de aquí a la Patagonia» y todos entendíamos de un lugar remoto y tal vez algo inaccesible. Pero el tiempo pasa, y la tecnología avanza, amén de la cultura y nos acerca a lugares que antes ni tan siquiera hubiera soñado poder conocer y mucho menos amar en toda su inmensidad. Pero si hay algo inmenso y bello esa es la Patagonia, tan bello como inmenso y tan inmenso como bello. Y hoy gracias a mi amiga Majo está más cerca que nunca y también gracias a ella he podido materializar de alguna manera esa belleza intrínseca que posee, con su áridas estepas, sus increíbles praderas y sus desiertos… Majo disfruta en la hermana Argentina de esa naturaleza, de sus montañas, de sus bosques, de sus lagos. Y hoy un trocito de ella se viene y también se queda con nosotr@s.

La cocina de Majo de @majomarcos es de las mías o mejor dicho de las nuestras, ya que viene cargada de las tres cosas que me parecen imprescindibles para que una cocina tenga ese no sé que es que nos seduce; flores, calidez y dulzura, esta última queda constatada no solo de forma física con un desfile de dulces que nos harán salivar sin remisión, sino por la calidez de la atmosfera creada en torno a la cocina. Una cocina abierta al salón, una cocina sin fronteras físicas hacia el resto de la casa, fundiéndose con el entorno y que ya a primera vista intuimos el rico mundo interior de la dueña, algo que plasma delicadamente en cada una de las fotos que hoy os muestro.

Flores y dulces, binomio perfecto

No es difícil imaginarme a la estupenda cocinera y dueña, sumergida en la calidez de su cocina, transformando lo cotidiano en extraordinario, como si nada, como si todo. Algo que solo se consigue cuando la pasión que es el ingrediente fundamental, pero no único junto con el cariño y la paciencia son parte de la ecuación y eso sí, siempre con permiso del tiempo, ese tirano, que en nombre de las responsabilidades que son las que establecen nuestras prioridades, controla nuestra vida.. Por eso cuando la vida tiene a bien darnos tregua y nos libera de esas obligaciones impuestas por las circunstancias y sientes que tu tiempo te pertenece, es entonces, cuando te dejas balancear suavemente por el ritmo pausado y sin prisas de las estaciones. Esto es lo que veo a través de la dulce y sosegada cocina de Majo. ¿Y en qué me baso? pues en una frase de ella cuando yo alababa su excelsa cocina, «Ahora hace ya unos años que no trabajo, así que disfruto cocinando en casita» y Bingo!!!!! esa era la otra palabra DISFRUTAR.

Así que mis querid@s cociner@s reales DISFRUTEMOS de esta cocina que bien se lo tiene merecido.

La cocinita que hoy tengo el gusto de mostraros ha sido posible gracias a la gentileza de Majo es de claro estilo rústico, esto ultimo os lo reseño porque sé que entre mis queridas lectoras hay muchas amantes de este estilo y aunque no soy partidaria de etiquetar con un solo nombre el estilo de las cocinas, entiendo que puede ser muy útil a la hora de inspirar. El estilo rústico es para mí la belleza sin estridencias, decoración en estado puro, sin cortapisas, atemporal y auténtico y si a eso le añadimos el gusto personal se crea lo que yo busco en una cocina, el estilo propio, la propia impronta de las dueñas en ellas. ¡ahí es nada!, pero ¡lo es todo!

DETALLES ,DETALLES, DETALLES

FLORES, FLORES, FLORES…

DULCE, DULCE, DULCE

Y después de estas sabrosas últimas imágenes que estoy segura que a más de un@ le habrán abierto el apetito y salivar para ir corriendo en busca de algo dulce, os dejo, no sin antes dar las gracias a la gentil Majo por haberme enviado sus fotos. Gracias por ser y por estar querida Majo de la bella Patagonia.

Y gracias a vosotr@s una vez más por pasar por este rincón donde todas la cocinitas con donaire y alma, tienen su espacio.

Hasta pronto, salud amig@s, porque con ella todo es posible