Cocinas Reales

Cocinas de hoy y de siempre

LA COCINA DE PATO

Querid@s cociner@s reales, permitirme la licencia; adoro este blog. No es por arrogancia, es por gratitud.

Agradezco a todas y cada una de las dueñas de las que publico sus cocinas los maravillosos instantes que me regalan. Disfruto sobremanera con todos y cada uno de sus detalles, los que las dotan de personalidad propia y carisma.

Agradezco infinitamente que me ayuden a sustraerme de los problemas de salud de los que últimamente me he visto aquejada, nada grave pero por momentos preocupantes, al fin y al cabo tod@s pasamos en alguna ocasión por ello. Zambullirme de lleno en las cocinas me ayuda a rebajar mi nivel de stress. Este blog nació hace unos años como consecuencia de una enfermedad de la que ya hablé hace tiempo, fue un autentico bálsamo. Yo monetizo el blog a cambio de endorfinas.

Agradezco que esta pasión mía por las cocinas haya hecho que pueda conocer a personas que de otra manera me hubiera sido imposible y que hoy considero amigas. Y hablando de amigas, la cocinita que hoy os traigo es de una de ellas, de mi querida Pato de @patoflecktstein

Reciclar, reutilizar, revivir, esa son las premisas de esta cocinita de matices rústicos y alma libre que hoy os muestro. Una cocina que encaja perfectamente con la idiosincrasia de este blog, ya que está desprovista de pretensiones superficiales y vacuas y por supuesto lleva implícita la idisiosincrasia de Pato, que lo mismo cirujea (amo esta palabra argentina) unos baldes de albañil, que devuelve a la vida una bicicleta abandonada en el río, llenándolas de suculentas y otras plantas. Y del jardín… al interior y por supuesto a la cocina.

Pero el universo cocina de Pato, así llaman a las Patricias en la hermosa e inefable Argentina, es una prolongación de su propio universo personal, donde eleva lo sencillo y lo cotidiano al nivel que verdaderamente se merecen las cosas simples de la vida. Las plantas (incluidas sus hierbas aromáticas que ella misma cultiva), las flores… forman parte indiscutible e indispensable, de ese universo donde ha sabido darles su espacio para reproducirse a través de los esquejes que corta, para volver a replantarlos y por supuesto regalar, convirtiéndose en un circulo infinito de vida en color verde.

Cocinita ⤵

Y por supuesto, las flores de su jardín en un merecido primer plano⤵

Sonríe ⤵

Me despido, como siempre con un hasta pronto y con mi agradecimiento infinito por haberos asomado a este rincón.

Gracias a la gentil Patito por su paciencia con las fotos, hago extensible este agradecimiento a su hijo por facilitármelas vía email.

Salud amig@s porque con ella todo es posible.