Cocinas Reales

Cocinas de hoy y de siempre

LA COCINA DE PIEDA

«Sé amable con todos, sociable con muchos, íntimo con pocos, amigo de uno, y enemigo de nadie.» Benjamín Franklin

Esta es la primera cocina del año que publico y pertenece a Piedad, a quien tengo la suerte de conocer desde hace la friolera de 17 años. Ella pertenece al grupo de amigas que describo en el post «LA COCINA DE CRISTINA», es decir nunca hemos quedado para tomar nada, ni en su casa, ni en la mía, pero a la que suelo ver de vez en cuando, por regla general  en el bonito paseo marítimo de la localidad en la que vivimos. La casualidad, esa gran caprichosa, hace que personas que no se conocen de nada, se encuentren en algún momento de su vida, empaticen y esa relación perdure años y años. En nuestro caso existe un vinculo común que hace que esa relación aunque intermiente se mantenga a lo largo de los años, el nexo, era y sigue siendo los hijos. Tema siempre recurrente en nuestras conversaciones, siempre gratas por cierto y que da paso a todo tipo de temas de interés personal; la salud, el resto de familiares, el tiempo, …

Una tarde de noviembre,  volvimos a coincidir después de mucho tiempo, las circunstancias, verdaderas tiranas, lo habían impedido. Pude vislumbrar a lo lejos, en un semidesierto paseo las tres siluetas pertenecientes a ella, su marido Carlos y su precioso perro Oker. Os podéis imaginar el largo rato que estuvimos hablando, era imperativo ponernos al día de todos los acontecimientos ocurridos desde la última vez que nos habíamos visto. Le conté mis inquietudes, algunas de las cuales  intento plasmar en este vuestro blog. Ella me comentó que había descubierto el patchwork, por el que siente verdadera pasión. Ha hecho sus primeros pinitos y está entusiasmada, con las telas, sus colores, estampados. Que bueno  es encontrar una afición que nos motive hacer en nuestro tiempo libre. Y como siempre ocurre una cosa llevó a la otra y aquí están, como no podía ser de otra manera y gracias a su amabilidad, las fotos de su bonita cocina y que ahora comparto con tod@s vosotr@s.

Es ante todo una cocina familiar, a la que ella ha aportado con detalles muy de su gusto, una calidez no sólo estética, sino humana, ya que «en esta cocina se cocina» pues la pulcritud que desprende la estancia puede inducir a creer lo contrario y ese esmero es además la marca de la casa.

Vacas y gallinas están colocadas por toda la estancia, muy del gusto de la dueña.

A través de una puerta en la misma cocina se accede a un pequeño y luminoso comedor, puesto con mucho estilo.

 

 

Detrás de la silla se encuentra esta triple cesta, que Pieda compró en Donostia, de donde ella es orihunda. En ella  descansan estas bonitas vacas y que a mí me ha parecido un toque muy gracioso y sobre todo chic.

 

 

 

Detalles de la pequeña balda detrás de otra de las sillas.

Más Gallinas…Estas también ilustran uno de mis post favoritos, «LAS GALLINAS». Ellas han pasado a formar parte del peculiar corral de este blog.

¡No me negareis que los detalles que tiene esta cocina en sus rincones no son absolutamente encantadores!.

Querida Pieda, gracias por abrirme la puerta de tu cocina y por entender mi gusto por su universo. Tiene tu aire y eso la hace especial y diferente,… como tú.

Y a vosotros cociner@s reales deciros que os abriguéis ahí fuera, que lejos de la calidez de vuestras cocinas sigue haciendo mucho frío tal y como corresponde a un final de enero.  Espero que os haya gustado el post y hasta pronto. Un beso.