Cocinas Reales

Cocinas de hoy y de siempre

GALLINAS EN LA COCINA

Uno de los objetos decorativos que más me gustan en la cocina son las gallinas. Pero me he dado cuenta de que no soy la única a la que le gustan estos animalitos de granja tan simpáticos. En muchas de las cocinas que he tenido el gusto de publicar he visto que sus dueñas también las tienen.  Por lo que visto el gusto general que existe por ellas, he decidido hacer una p recopilación a la que como vereis he ido añadiendo algunas más que me han ido enviando algun@s cociner@s reales. Espero que os gusten tanto como a mí.

Esta regordeta gallina permanece atenta a todo lo que acontece en la bonita cocina de Anna  que ha tenido la gentileza de enviarme. Si queréis ver una acogedora y personal manera de decorar el hogar, os recomiendo su cuenta de instagram obokdomku.

Estas son las gallinas de madera de Mari Carmen.  ¡Tienen hasta huevos!. Un enhiesto gallo las precede.

Estas cuatro  gallinas “viven felices”  en la cocina de Lourdes.

Ana, posee toda una «granja» para ella sola, se las vi en su cuenta de instagram: anagardeve, la cual os recomiendo encarecidamente por los bonitos platos que crea, además de un sinfín de cosas interesantes, guardando un absoluto respeto por el  medio ambiente.

La gallina de tela de Monika es de cuadritos de vichy rojos.

Aquí están las gallinas de Emi, pequeñas pero muy bonitas.

Pieda tiene un pequeño «corral en su cocina». ¡Me encantan! Es una entusiasta de ellas como yo.

Esta gallina vive en el suelo de mi cocina. Fue un regalo de cumpleaños.

Esta gallina tan colorida posa, con su amigo el flamenco rosa. Está instalada en la platera de mi cocina.

Gallinas en mi azucarero, salero y guarda estropajos.

Mi prima Martina me llevó a casa de una amiga suya, Juani, que resultó ser encantadora y cordial. Pasamos a un bonito y acogedor patio andaluz, donde nos obsequió, como no podía ser de otra manera, con unas ricas fresas de la maravillosa y cálida Huelva. Solo por casualidad vi esta alegre gallina, pues  solo permanecí un breve instante en una cocina atestada con las muchas y magnificas preparaciones para la romería. Tuve la extraña pero agradable sensación que fue ella la me había llamado, como si ella también quisiera formar parte de este corral  de gallinas.

Esta cuchara de cerámica le sirve a Lucía para apoyar el utensilio usado en la preparación de la comida y no manchar la encimera de su cocina. ¡Bienvenidas a nuestro club!.

Esta es la gallina de Tina. ¡Qué salada es!.

Esta alegre gallina pertenece a Merche,…

al igual que esta que reposa plácidamente al lado de la ventana.

Ahí la tenemos, escondida…¿de quién lo hará?

Como no podía ser de otra manera, este trapo de cocina es uno de mis favoritos.

¿Y tú, tienes alguna gallina que se haya escapado de algún corral y ha ido a parar a tu cocina?. Pues si es así, mándame una foto para que forme parte de nuestro particular gallinero. ¡Hasta pronto!.